Dictadura de Ortega arrecia ataques contra la Iglesia católica

WhatsApp-Image-2022-08-06-at-5.22.50-PM-1-1024x673
Dictadura de Ortega arrecia ataques contra la Iglesia católica

La Policía Nacional de Nicaragua anunció que ha abierto una investigación contra altas autoridades de la iglesia católica por haber incitado supuestamente a actos violentos con la intención de desestabilizar el país.

«Prevaliéndose de su condición de líderes religiosos, utilizando medios de comunicación y redes sociales, [la Iglesia] está intentando organizar grupos violentos, invitándolos a ejecutar actos de odio en contra de la población con el propósito de desestabilizar al Estado de Nicaragua», aseguró la policía en un comunicado.

Ante dicho acontecimiento, el Consejo Episcopal Latinoamericano y Caribeño (Celam) ha expresado su cercanía y solidaridad con todo el «Pueblo de Dios de Nicaragua»: obispos, sacerdotes, religiosas, religiosos y laicos frente al duro hostigamiento de las autoridades gubernamentales.

«Los últimos acontecimientos, como el asedio a sacerdotes y obispos, la expulsión de miembros de comunidades religiosas, la profanación de templos y el cierre de radios, nos duelen profundamente. Les manifestamos nuestra solidaridad y cercanía», han expresado los representantes de los obispos del continente por medio de un comunicado.

El Celam agregó que «acompañamos a nuestros hermanos que por distintos caminos buscan ser voz de los que no tienen voz, para construir un diálogo capaz de trazar un camino de unidad y de paz».

En concreto, las autoridades nicaragüenses han retenido al obispo Rolando Álvarez, perteneciente a la Diócesis de la ciudad de Matagalpa, en el centro del país.

Además, han impedido que se realicen diferentes actividades religiosas. Álvarez, crítico del Gobierno de Daniel Ortega, denunció el viernes que la Policía mantenía por segundo día consecutivo sitiada la curia episcopal de Matagalpa, donde vive.

Dichos actos son realizados por el Gobierno de Ortega y es la segunda vez que imponen un bloqueo al obispo Álvarez. En mayo de 2021 el prelado se refugió en una iglesia en Managua, que también fue sitiada por la policía, informó el diario local Confidencial.

Dictadura de Ortega arrecia ataques contra la Iglesia católica