Imprimir

Pérdida del olfato y gusto en pacientes de COVID-19 podría indicar que el objetivo del virus es el cerebro

Diario TRV | 25 de marzo de 2020

La infección del tronco cerebral podría causar cambios que afectarían la respiración involuntaria, lo que sugiere que “algunos de los síntomas puramente respiratorios que se podrían atribuir a la enfermedad, la incapacidad de llevar aire a los pulmones, podrían ser en realidad defectos en la respiración controlados por el sistema nervioso”

Documentar estos peculiares síntomas es importante porque la pérdida del olfato y el gusto podría ser una señal de alerta temprana de la infección del SARS-CoV-2.

Hace casi dos semanas, Alessandro Laurenzi, un biólogo que trabaja como consultor en Bolonia, Italia, estaba cortando el césped en su jardín cuando un amigo lo detuvo y dijo que la cortadora apestaba a combustible. “No podía oler nada en absoluto”, le dijo a The Scientist. Eso fue por la mañana. Unas horas más tarde, fue a almorzar y se dio cuenta de que no podía oler la comida que estaba a punto de comer y cuando dio un mordisco, tampoco podía saborearla. A los pocos días, desarrolló síntomas de COVID-19 y llamó a su médico para pedirle que le hiciera una prueba. Debido a que sus síntomas eran leves, Laurenzi dice que su médico le dijo que no.

Laurenzi había oído anecdóticamente que muchos pacientes de COVID-19 en Italia sufrían de pérdida del olfato, así que empezó a leer todos los artículos científicos que pudo encontrar para ver si su anosmia y su ageusia se reducirían alguna vez. Uno de los artículos, una reseña publicada el 13 de marzo, mencionaba que el SARS-CoV-2, al igual que otros coronavirus como el SARS-CoV y el MERS-CoV, podía afectar al sistema nervioso central, posiblemente infectando las neuronas de las fosas nasales y alterando los sentidos del olfato y el gusto.

Al leer esto, Laurenzi se puso inmediatamente en contacto con el autor correspondiente, Abdul Mannan Baig, investigador de la Universidad Aga Khan de Pakistán, y le preguntó si sus síntomas eran reversibles. Las pruebas, dijo Mannan a Laurenzi y las reiteró a The Scientist, indican que disminuirán, posiblemente porque la pérdida de sentido es causada por la inflamación en la zona a medida que el cuerpo combate el virus, por lo que esos síntomas podrían desaparecer en siete a 14 días. “Esperemos que sí”, le dijo Laurenzi.

Documentar estos peculiares síntomas es importante, dice Mannan, porque la pérdida del olfato y el gusto podría ser una señal de alerta temprana de la infección del SARS-CoV-2. Basándose en la literatura, los otorrinolaringólogos británicos han pedido que los adultos que perdieron esos sentidos se pongan en cuarentena en un intento de frenar la propagación de la enfermedad, informa The New York Times. Los síntomas, añade Mannan, también sugieren que el virus tiene la capacidad de invadir el sistema nervioso central, lo que podría causar daños neurológicos y posiblemente desempeñar un papel en los pacientes que mueren a causa de COVID-19.

“Esto es algo que hay que vigilar cuidadosamente”, dice Matthew Anderson, un neuropatólogo del Centro Médico Beth Israel Deaconess en Boston. “Ha habido algunas observaciones intrigantes en estudios previos sobre virus, incluyendo coronavirus, para mostrar que tienen la capacidad de entrar en el sistema nervioso”. Es importante que esto sea considerado para el SARS-CoV-2 y para “que la gente haga los experimentos, incluyendo las autopsias, para buscar signos de este daño”.

Cómo el SARS-CoV-2 podría infectar las células nerviosas

Debido a que COVID-19 tiene síntomas similares a los de la gripe, “gran parte de la atención podría desviarse hacia el aspecto pulmonar del SARS-CoV-2, mientras que la implicación neuronal podría permanecer encubierta”, dice Mannan. Cuando un paciente comienza a exhibir síntomas neurológicos severos, como la pérdida de la respiración involuntaria, puede ser “demasiado tarde para prevenir las muertes”.

En un artículo de revisión publicado por primera vez el 27 de febrero, Yan-Chao Li de la Universidad de Jilin en China y sus colegas sostienen que si el SARS-CoV-2 infecta las células nerviosas, en particular las neuronas de la médula oblonga, que es parte del tronco cerebral que sirve como centro de control del corazón y los pulmones, el daño podría contribuir a “la insuficiencia respiratoria aguda de los pacientes con COVID-19”.

Las pruebas epidemiológicas respaldan la hipótesis de que las neuronas de la médula pueden infectarse con el SARS-CoV-2 y contribuir a los problemas respiratorios del paciente y a su posible muerte. Li y sus colegas explican que el tiempo que tarda el COVID-19 en progresar de los primeros síntomas a la dificultad respiratoria es típicamente de cinco días; los pacientes son admitidos en el hospital aproximadamente dos días después, y un día después son puestos en cuidados intensivos. “El período de latencia es suficiente para que el virus entre y destruya las neuronas medulares”, escriben.

El SARS-CoV-2 entra en las células humanas utilizando un receptor llamado ACE2. Los investigadores han informado que el ACE2 regula la función cardiovascular y, según una búsqueda en las bases de datos de proteínas, muchos tipos de células humanas expresan el ACE2, incluyendo el pulmón, el corazón, el riñón, el intestino y el tejido cerebral, dice Mannan. También hay múltiples formas en que el virus podría invadir el sistema nervioso central, explica. Podría circular por la sangre y luego atacar los receptores de ACE2 en la endotelia que recubre los capilares sanguíneos del cerebro, rompiendo la barrera hematoencefálica e invadiendo las neuronas por esa vía. Una brecha en la barrera hematoencefálica también podría causar hinchazón del cerebro, comprimiendo el tronco cerebral y afectando la respiración, dice Mannan. Las células que inervan los pulmones también podrían infectarse, dificultando la respiración involuntaria.

Las pruebas de los experimentos en ratones también sugieren que el virus podría dirigirse al sistema nervioso a través del bulbo olfativo. En un estudio de 2008, el inmunólogo Stanley Perlman de la Universidad de Iowa y sus colegas mostraron que el SARS-CoV -el virus que causó el brote de SARS que mató a más de 770 personas en 2003- entró en los cerebros de ratones transgénicos que expresaban el ACE2 humano a través de las neuronas de la nariz. El virus luego se propagó rápidamente a las células nerviosas conectadas. El equipo informó que el extenso daño nervioso fue la principal causa de muerte, aunque se detectaron bajos niveles del virus en los pulmones de los animales.

resultado similar, dice Perlman. “El cerebro ciertamente puede ser fácilmente infectado en los ratones”, señala. “Si esto ocurre en los humanos en gran medida es realmente desconocido, pero no es muy probable en este momento”, dado lo mucho que los bulbos olfativos de los roedores son más grandes en relación con el tamaño total de sus cerebros en comparación con los de los humanos y la escasez de pruebas en los humanos.

Aun así, dice, el hecho de que los pacientes de COVID-19 hayan perdido el sentido del olfato o del gusto es interesante porque, si el virus infecta la nariz, usaría exactamente las mismas neuronas que en los estudios con ratones para entrar en el cerebro. Si toma este camino, el SARS-CoV-2 podría abrirse camino hasta la mucosa olfativa, que consiste en células epiteliales, vasos sanguíneos y los axones de las neuronas olfativas. “Esta área está conectada al bulbo olfativo, a través de pequeñas aberturas diminutas, como un tamiz, llamadas la placa cribiforme que se encuentra en la base de los lóbulos frontales del cerebro”, explica Mannan. Debido a que los lóbulos frontales del cerebro están cerca del bulbo olfativo, donde las neuronas pueden estar infectadas, el tejido más profundo del cerebro también podría estar en peligro.

La infección del tronco cerebral podría causar cambios que afectarían la respiración involuntaria, lo que sugiere que “algunos de los síntomas puramente respiratorios que se podrían atribuir a la enfermedad, la incapacidad de llevar aire a los pulmones, podrían ser en realidad defectos en la respiración controlados por el sistema nervioso”, dice Anderson.

https://israelnoticias.com/tecnologia/perdida-del-olfato-y-gusto-sars-cov-2/

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/internacional/perdida-olfato-gusto-pacientes-covid-19-podria-indicar-objetivo-virus-es-cerebro/20200325113807043047.html


© 2020 Diario TRV

Diario TRV.com
Imparcialidad ante los hechos....