Por qué los palestinos prefieren trabajar en Israel

5668
5668

Hamás no tiene ningún problema en permitir que los palestinos trabajen en la “entidad sionista” mientras sus dirigentes disfruten de una vida de lujo en Qatar.

Por qué los palestinos prefieren trabajar en Israel

Los palestinos de la Franja de Gaza, gobernada por Hamás, están entusiasmados. Las autoridades israelíes han decidido permitir que miles de ellos trabajen en Israel. La noticia de la decisión israelí se extendió como un reguero de pólvora, provocando que decenas de miles de palestinos convergieran en las oficinas de las cámaras de comercio de toda la Franja de Gaza con la esperanza de obtener un permiso para trabajar en Israel.

Las escenas de los palestinos luchando por recibir permisos para trabajar en Israel han enfadado y avergonzado a muchos palestinos y árabes, muchos de los cuales creen que los líderes palestinos no están haciendo lo suficiente para acabar con el sufrimiento de los palestinos.

El hecho de que un gran número de palestinos esté desesperado por trabajar en Israel es una señal del fracaso de Hamás y de la Autoridad Palestina en la mejora de las condiciones de vida de su pueblo, a pesar de las enormes sumas de dinero que reciben de diversas fuentes, como la Unión Europea y las Naciones Unidas.

En lugar de ofrecer oportunidades de trabajo a los jóvenes y a los licenciados universitarios, Hamás, una rama de la organización de los Hermanos Musulmanes, se ha preocupado de acumular y fabricar armas y de cavar túneles que se utilizarían para atacar a Israel.

En lugar de construir escuelas y hospitales y zonas industriales, Hamás ha estado invirtiendo millones de dólares en armar y entrenar a su grupo militar, Izaddin al-Qassam. Hamás prefiere gastar dinero en cualquier palestino que esté dispuesto a unirse a la yihad (guerra santa) contra Israel que en un graduado universitario desempleado en la Franja de Gaza.

Hamás no tiene ningún problema en permitir que los palestinos trabajen en la “entidad sionista” mientras sus dirigentes disfruten de una vida de lujo en Qatar.

El único problema que tienen Hamás y sus partidarios es cuando aparecen fotos y vídeos de los desesperados buscadores de empleo en diversas plataformas de medios sociales. Hamás y sus partidarios están tan avergonzados que ahora empiezan a hacer flotar teorías conspirativas sobre quienes están detrás de la documentación de los palestinos que se apresuraron a solicitar permisos para trabajar en Israel.

El jefe de la Federación General de Sindicatos Palestinos, Sami al-Amsi, dijo que “hay ciertas partes que no son inocentes” detrás de las filas de miles de trabajadores frente a las cámaras de comercio de la Franja de Gaza. Al parecer, intenta crear la impresión de que los partidos antipalestinos enviaron a los miles de trabajadores a solicitar empleo para avergonzar a los palestinos.

La terrible situación económica de la Franja de Gaza –un 65% de desempleo y un 80% de pobreza– fue la principal razón, según al-Amsi, de la “sed” de los palestinos por trabajar en Israel.

En lugar de responsabilizar a Hamás del desempleo y la pobreza, al-Amsi y otros palestinos optan por culpar a Israel.

Este punto de vista está en consonancia con la antigua costumbre de los dirigentes palestinos de eludir su responsabilidad por el robo y el desgobierno culpando a Israel de todo.

Sin embargo, muchos palestinos y árabes ya no se tragan esta tontería y saben exactamente quién intenta ayudar y quién no ha hecho nada para acabar con su sufrimiento. Un activista saudí, Ibn al-Arab, comentó en Twitter:

“Los Hermanos Musulmanes [Hamás] de la Franja de Gaza siempre estaban maldiciendo a Arabia Saudita, aunque el reino donó mil millones de dólares para la reconstrucción de la Franja de Gaza. Hoy quieren convertirse en trabajadores de la ocupación. Los [palestinos] son un pueblo sin dignidad. Lamento profundamente haber apoyado a los palestinos en el pasado”.

La escritora palestina Lina Ibrahim escribió que las escenas de los palestinos solicitando permisos para trabajar en Israel “exponen la vergüenza” que Hamás ha traído a la Franja de Gaza. Además de la alta tasa de desempleo y las violaciones de los derechos humanos, dijo, “los jóvenes no pueden casarse debido a la violación de Hamás de su derecho básico a trabajar en la Franja de Gaza”.

La periodista y analista política siria Hoda Jannat publicó una foto de los palestinos en una de las oficinas de registro junto con el siguiente comentario:

“Esta es la Cámara de Comercio de Gaza. Miles de palestinos, incluidos los que tienen títulos [académicos], están luchando por un trabajo en Israel. Les garantizo que, si Israel anunciara que quiere trabajadores de Argelia, cruzarían el [desierto] del Sahara a pie para trabajar en Israel y escapar del infierno en el que viven en su país”.

Otro activista saudí, Al-Hamoodi4, señaló:

“Hay que liberar la Franja de Gaza de la banda de Hamás. La verdad se está revelando al mundo. Los trabajadores de la Franja de Gaza expresan su alegría por la concesión de permisos de trabajo en Israel. La tasa de desempleo ha alcanzado el 50%, la mayoría de ellos son jóvenes. Uno de ellos dijo que después de oír la noticia [de que Israel aceptaba trabajadores], no pudo dormir en toda la noche”.

Sin embargo, Yaseen Izeddeen, activista palestino de la Franja de Gaza, escribió que las escenas de miles de palestinos solicitando trabajo en Israel eran “inaceptables”.

“¿Cómo vamos a liberar nuestra tierra mientras vayamos a barrer las calles de los colonos, a lavar su ropa interior y a construir sus asentamientos? Esperaba que Hamás pidiera a los trabajadores [palestinos] de Cisjordania que dejaran de trabajar en Israel, ¡y que no permitiera los permisos para la gente de la Franja de Gaza!”.

Las entrevistas con algunos de los pobres solicitantes de empleo revelaron la triste realidad de vivir bajo el régimen de Hamás.

“Durante los últimos 15 años, no hemos trabajado, no tenemos ingresos”, dijo un trabajador.

“En la Franja de Gaza no hay trabajo, no hay vida, tengo hijos que son más altos que yo y no puedo casarlos”, señaló otro trabajador.

Un funcionario de la Cámara de Comercio de la ciudad de Gaza, que prefirió no ser nombrado, dijo que el primer día de registro más de 10.000 personas solicitaron permisos para trabajar en Israel. Esperaba que la cifra se duplicara en los próximos días. Otros miles han solicitado en otros centros de registro en diferentes partes de la Franja de Gaza.

La Autoridad Palestina, dirigida por Mahmoud Abbas, también es responsable de lo que muchos describen como la crisis económica y humanitaria de la Franja de Gaza. Hace cuatro años, Abbas impuso una serie de sanciones a la Franja de Gaza con la esperanza de que los palestinos se rebelaran contra Hamás. Recortó los salarios de miles de funcionarios y detuvo la ayuda financiera a muchas familias empobrecidas. También contribuyó al aumento de la tasa de desempleo al despedir a muchos funcionarios.

Los repetidos llamamientos de Hamás y otros palestinos para que se levanten las sanciones han sido ignorados por Abbas y otros miembros de la comunidad internacional. Para muchas partes internacionales, ¿por qué responsabilizar a Abbas y a la Autoridad Palestina de sus crímenes cuando se puede pasar convenientemente la culpa a Israel?

Los palestinos desesperados que ahora hacen cola para trabajar en Israel son las víctimas de unos dirigentes palestinos fracasados. Son víctimas de la corrupción y la incompetencia de la Autoridad Palestina y de Hamás.

Estos palestinos son también las víctimas del conflicto en curso entre las dos partes rivales, un conflicto que ha dejado a los palestinos con dos mini-estados separados en Cisjordania y la Franja de Gaza. Los líderes palestinos que incitan a la violencia contra Israel a diario no tienen ningún problema en rogar a Israel que permita a los palestinos trabajar en Israel.

Una última pregunta: ¿Dónde está la responsabilidad de los países árabes hacia sus hermanos palestinos? ¿Por qué Egipto, por ejemplo, no abre su frontera compartida con la Franja de Gaza para permitir que los palestinos vengan a trabajar a Egipto? ¿Por qué los gobiernos árabes no permiten a los palestinos, que llaman a la puerta de Israel pidiendo ayuda, ir a trabajar a los países árabes?

Lamentablemente, sólo hay una respuesta: Los árabes quieren que los palestinos sigan siendo un problema de Israel. Si los líderes palestinos no pueden preocuparse menos por su propio pueblo, ¿por qué iba a dar un paso adelante cualquier gobernante árabe?

Como ha quedado claro para todos, Israel se ha convertido en la única esperanza para los hambrientos trabajadores de la Franja de Gaza, que han sido abandonados no sólo por sus líderes, sino también por el resto de sus hermanos árabes.

Por qué los palestinos prefieren trabajar en Israel