Poco le importó que lo asaltaran, él siguió comiendo alitas de pollo

Poco le importó que lo asaltaran, él siguió comiendo alitas de pollo

LPMXhttps://bit.ly/3jBwl0x

"El asalto, con alita en mano no duele tanto", no soltó su alita de pollo nunca, a lo mejor estaba riquísima

Poco le importó que lo asaltaran, él siguió comiendo alitas de pollo

Comensales de un restaurante de alitas ubicado en Nuevo León, se encontraban comiendo y conviviendo con sus amigos, familia y pareja, eran aproximadamente las 9:45 de la noche, del día 17 de junio, cuando de pronto se vio interrumpida su sana convivencia.

Un sujeto armado y con un casco de motociclista entro al lugar con la intensión de despojar de sus pertenencias a los clientes del restaurante.

Sin embargo, eso no fue lo interesante, el video captado por las cámaras de seguridad del lugar captaron el momento exacto del atraco, pero lo que hizo viral a dicho video fue la reacción de uno de los comensales que se encontraba en el lugar, pues al parecer tenía tanta hambre que paso a segundo plano el despojo de sus pertenencias.

Cuando el agresor saco su pistola y empezó a apuntarle a todos exigiéndoles sus carteras, relojes y teléfonos móviles, algunos pidieron correr, pero otros tuvieron que permanecer sentado, debido a que estaban degustando sus alimentos.

En el video se puede observar, como un hombre con sudadera, el cual iba acompañado de una mujer nota la presencia del malhechor, el cual le arrebata algo del cuello (aparentemente una cadena), el asaltante continúa amagando a los clientes, sin embargo, el joven de sudadera solo se dedica a disfrutar de su alita de pollo, además, toma con mucha calma el asalto, incluso, saca su móvil del pantalón y se lo da al ladrón.

Después de unos instantes el hombre sale del lugar con los bolsillos llenos de todo lo que pudo robar, asistentes del restaurante parecen estar muy espantado, pero el joven no suelta su alita de pollo, a pesar de que su acompañante luce algo alterada, él continúa dándole gusto a su paladar.

Quizá él aplico en famoso dicho "las penas con pan son buena", en este caso "el asalto, con alita en mano no duele tanto", quien fuera él, para poder tomarse las cosas con calma, lo que si es seguro es que las cosas materiales van y vienen, lo importante es la integridad física, así que su actuar fue lo mejor.

Poco le importó que lo asaltaran, él siguió comiendo alitas de pollo