Papa Francisco: Hay sacerdotes que han transformado a las religiosas en “esclavas sexuales”

El líder de la Iglesia católica reconoció el martes que hay clérigos que cometen abusos sexuales contra religiosas.

Papa Francisco: Hay sacerdotes que han transformado a las religiosas en “esclavas sexuales”

Suicidios, abusos físicos y mentales, antidepresivos y anorexia. Todos eran parte de la vida diaria de una orden religiosa en Francia donde las monjas fueron transformadas en "esclavas sexuales" por sacerdotes, tal como dio a conocer recientemente el papa Francisco.

El líder de la Iglesia católica reconoció el martes que hay clérigos que cometen abusos sexuales contra religiosas.

"Hay sacerdotes y obispos que hicieron eso y todavía lo hacen", declaró el pontífice.

La comunidad de Saint Jean -denunciada por el Vaticano como una orden donde las monjas fueron esclavizadas, incluso sexualmente- fue fundada en 1975 por el sacerdote francés Marie-Dominique Philippe.

Philippe era autor de la "teoría del amor de la amistad", que él utilizaba para asediar a las religiosas y justificar los abusos.

Los rumores existían desde hace años.

En una iniciativa inusual en medios religiosos, el padre Thomas Joaquim, quien dirige la orden desde 2010, alertó internamente a los miembros de la congregación de que su fundador y otros religiosos cometieron "gestos contrarios a la castidad".

Según la asociación, hubo un proceso de manipulación mental, mezclado con religión, para acosar a las monjas y hacerlas sentir culpables.

"Tardé 15 años en asumir que ese héroe de mi vida era un enfermo, entender además que no fue una estupidez de mi parte, sino manipulación, dominio y lavado de cerebro", dice una de las víctimas en el informe de la asociación, que también revela casos de suicidios dentro de la congregación.

Algunos religiosos también denunciaron haber sufrido abusos sexuales. El hermano del fundador de Saint Jean, el padre Thomas Philippe, fue acusado de prácticas del mismo tipo.

 

 

Comentarios
Papa Francisco: Hay sacerdotes que han transformado a las religiosas en “esclavas sexuales”