La guerra en Ucrania anuncia un nuevo orden mundial

glass globe on newspaper
La guerra en Ucrania anuncia un nuevo orden mundial

Hay pocos países fuera de Rusia y un puñado de sus aliados que apoyen su acto de agresión contra Ucrania. Sin embargo, Estados Unidos no debe engañarse creyendo que la mayor parte del mundo se une bajo su bandera para oponerse a la invasión de Moscú. Aunque el efecto de unión en torno a la bandera puede ser cierto para los países de la OTAN en Europa, la realidad es mucho más matizada fuera de este bloque geopolítico. De hecho, la respuesta internacional a la guerra de Ucrania no indica una unidad global y una revitalización de las viejas alianzas, sino un importante cambio en el sistema internacional que la fijación convencional en la retórica de la “Nueva Guerra Fría” simplemente ignora.

Ante este complejo y emergente contexto internacional, el Instituto de la Paz y la Diplomacia ha publicado recientemente un nuevo informe titulado “Middle Powers in the Multipolar World”. El estudio sostiene que la clase de actores, a menudo olvidada, denominada potencias medias, es esencial para comprender mejor los complejos cambios geopolíticos en un mundo multipolar. Como Estados clave en los equilibrios regionales de poder y anclados en un determinado complejo de seguridad regional (CSR), las potencias intermedias gozan de un importante grado de libertad para afectar y dar forma a los acontecimientos mundiales.

La guerra de Ucrania ha puesto de relieve esta reordenación, aunque muchos comentaristas de política exterior -fijados como están en la política de las grandes potencias- parecen pasar por alto los cambios fundamentales en el funcionamiento del sistema internacional que señala. Sólo hay que considerar la respuesta matizada y con reservas de muchas potencias intermedias al conflicto de Ucrania para apreciar el alcance de la influencia de estas potencias regionales y de civilización en este mundo cada vez más multipolar.

Los esfuerzos realizados tanto por Moscú como por Washington para reiniciar, al menos, la percepción y la retórica de una reavivada confrontación de superpotencias y una nueva partición del mundo han fracasado en gran parte del mundo (especialmente en el Sur global) que espera trascender estas posturas de todo o nada. Con la (re)aparición de varios polos civilizacionales diferentes -como potencias medias (o, en el caso de China, grandes) – las circunstancias familiares y los viejos marcos estratégicos de “unipolaridad” y “bipolaridad” que dominaron la era posterior a la Segunda Guerra Mundial encuentran poca aplicación en el panorama geopolítico actual. Como sostiene el estudio

“Una de las principales razones de este necesario cambio de paradigma es que las potencias intermedias son Estados civilizacionales, firmemente arraigados a una tierra, una tradición y una cultura concretas y que poseen una poderosa memoria histórica. En comparación con el ímpetu ideológico de las superpotencias del siglo XX, el acceso a una conciencia histórica -no a la ideología- es el motor que más a menudo impulsa a estos Estados, vinculando los intereses del pasado y el futuro de “un pueblo” con las realidades concretas a las que se enfrentan las generaciones actuales”.

Y debido a este cambio, las naciones que tradicionalmente no se consideraban tan influyentes como las grandes potencias se han vuelto mucho más importantes e impactantes en contextos específicamente regionales. Es más, colectivamente, representan un desafío al consenso liberal sobre las crisis internacionales. El examen de la orientación generalmente independiente que han adoptado algunas de estas potencias medias en relación con la guerra de Ucrania es revelador de las tendencias futuras.

La respuesta no alineada de India a la guerra ruso-ucraniana y su insistencia en la neutralidad han sorprendido a algunos en Washington. Sin embargo, India ha mantenido una larga relación con Rusia que se remonta a los primeros años de la posguerra (especialmente en el sector de la defensa). Aunque Nueva Delhi ha reforzado su relación con Washington en las últimas décadas, esto no ha supuesto un debilitamiento de sus vínculos con Moscú, a quien actualmente sigue comprando petróleo. La relación entre Rusia e India es mutuamente beneficiosa y se basa en la lógica de equilibrar a China en Eurasia. Además, potencia la autonomía estratégica de Nueva Delhi, permitiéndole evitar la excesiva dependencia de un solo país extranjero. Por tanto, el establishment de la política exterior del Atlántico Norte haría bien en no confundir a India con Europa.

El caso de la Turquía de Erdogan, a la vez miembro de la OTAN y potencia media revisionista, ofrece también un ejemplo interesante. Tanto un miembro importante de la alianza de la OTAN como un exportador del muy eficaz avión no tripulado Bayraktar TB2 a Ucrania, Ankara, sin embargo, ha apostado por un enfoque diplomático flexible hacia Rusia. También ha utilizado su influencia tanto en Rusia como en Ucrania para convertirse en un intermediario clave, acogiendo las conversaciones directas de alto el fuego entre Moscú y Kiev. En cambio, las potencias intermedias del statu quo, como Japón y Alemania, se han mostrado felices de respaldar a Washington e incluso han sido bastante proactivas a la hora de sancionar a Moscú; Berlín, en particular, ha superado las expectativas más optimistas por la contundencia de su respuesta a la agresión rusa, incluso ante el creciente descalabro económico.

https://israelnoticias.com/editorial/la-guerra-en-ucrania-anuncia-un-nuevo-orden-mundial/

La guerra en Ucrania anuncia un nuevo orden mundial