Cómo pasar de la tristeza a la alegría puede afectar al cerebro

Precúneo-feliz-500x350
Cómo pasar de la tristeza a la alegría puede afectar al cerebro

El Día del Recuerdo es uno de los días más duros del calendario israelí cada año. Durante 24 horas, la gente se reúne en duelo colectivo por los soldados caídos del país y las víctimas del terrorismo. Dos sirenas marcan el día, una al anochecer y otra a la mañana siguiente. Los cementerios del país se llenan tanto de familiares y amigos de los seres queridos caídos, como de quienes no los conocieron, pero desean recordarlos.

Y entonces, cuando el sol comienza a bajar y el cielo a oscurecerse, se produce un cambio. Se preparan los fuegos artificiales, se encienden las parrillas y el país pasa a celebrar el Día de la Independencia. Tras 24 horas de tristeza compartida, el país pasa a 24 horas de celebración compartida.

Las festividades del Día del Recuerdo y del Día de la Independencia no se suceden por casualidad, sino que obedecen a la creencia de que sin una no podemos tener la otra, y que el dolor compartido debe convertirse en alegría compartida, para honrar lo que fue salvado y creado por los que cayeron protegiéndolo.

Pero, ¿cómo nos afecta esto psicológicamente? ¿Es realmente algo que puede hacerse con facilidad, este cambio de la pena intensa a la alegría? ¿Qué precio tiene la mente y el cuerpo humano para hacer esta transición?

Una creencia común que se cita a menudo es la idea de que fingir una sonrisa puede hacer que se experimente una felicidad real. Un estudio realizado en 2013 por la Universidad de Cardiff, en Gales, descubrió que un efecto secundario sorprendente en personas que se habían sometido a inyecciones de bótox era que la imposibilidad de fruncir el ceño parecía hacerles más felices.

En el estudio se dividió a 25 personas en dos grupos. El primer grupo, de 12 participantes, recibió inyecciones de bótox en la frente. Todos los participantes completaron un cuestionario sobre su estado de ánimo dos semanas después, documentando sus emociones durante el estudio.

La investigación descubrió que los pacientes que habían recibido el tratamiento con botox estaban significativamente menos deprimidos, ansiosos e irritables que el otro grupo.

El estudio fue dirigido por el Dr. Michael Lewis, profesor titular de la facultad de psicología de la universidad. Señaló en los resultados que “ambos grupos se habían sometido a algún tipo de tratamiento estético, y no había diferencias en cuanto a la eficacia que consideraban que había tenido su tratamiento, por lo que es muy probable que este resultado se deba a los efectos del Botox específicamente”.

“Esta investigación puede ayudar al desarrollo de un nuevo tratamiento para las enfermedades depresivas. Pero como el efecto cosmético del Botox es temporal, el efecto emocional también lo será. Cuando el efecto del Botox desaparezca, es probable que el estado de ánimo vuelva a los niveles normales”.

Otras investigaciones similares también han respaldado esta idea de que fingir una sonrisa, o no poder fruncir el ceño, puede provocar una felicidad real.

La Dra. Isha Gupta, neuróloga de IGEA Brain and Spine, explicó en un artículo de la NBC sobre el tema que una sonrisa puede crear una determinada reacción química en el cerebro, liberando ciertas hormonas, entre ellas la dopamina y la serotonina.

“La dopamina aumenta nuestra sensación de felicidad. La liberación de serotonina está asociada a la reducción del estrés. Los niveles bajos de serotonina se asocian a la depresión y la agresividad”, dice el Dr. Gupta. “Los niveles bajos de dopamina también se asocian a la depresión”.

Sin embargo, otras investigaciones sostienen que en realidad ocurre lo contrario: forzar la felicidad puede ser realmente perjudicial.

Un estudio de 2017 publicado en el Journal of Personality and Social Psychology titulado “Los beneficios para la salud psicológica de aceptar las emociones y los pensamientos negativos” encontró que las personas que aceptan sus emociones difíciles están mejor a largo plazo que las que tratan de forzar su salida de las emociones negativas.

Los datos de la investigación se recogieron mediante tres estudios distintos. El primer estudio fue una encuesta online en la que 1.003 personas describieron cómo se relacionaban con sus emociones. Se preguntó a los participantes hasta qué punto estaban de acuerdo con afirmaciones como “Me digo a mí mismo que no debería sentirme como me siento”.

El segundo estudio se planteó como un simulacro de entrevista de trabajo, en el que se dijo a 156 participantes que iban a pronunciar un discurso en el que describirían sus aptitudes y cualificaciones y que se reproduciría ante un jurado.

En el último estudio se pidió a 222 personas que pasaran dos meses grabando y escribiendo sobre los momentos difíciles que vivían en su día a día. Seis meses después, los investigadores hablaron con los participantes para ver cómo se sentían.

Los tres experimentos mostraron el mismo resultado: Las personas que se permitían sentir sus sentimientos estaban, de media, menos estresadas, ansiosas y deprimidas que las que intentaban evitarlos o controlarlos.

Forzar la felicidad después de un trauma

El día del recuerdo es un día doloroso para muchas personas. Puede ser un día en el que se reviven intensos traumas, ya sea el trauma de enterarse de la pérdida de un ser querido, o el trauma de ver realmente su muerte, como es el caso de muchos veteranos de las FDI que perdieron amigos en operaciones militares.

Entonces, ¿cómo consiguen las personas que reviven y reexperimentan este trauma “desconectar” para celebrar el Día de la Independencia?

Los psicólogos creen que el trauma conlleva un cierto nivel de disociación, que va desde una leve sensación de desconexión del cuerpo hasta la despersonalización y las experiencias extracorporales. Sin embargo, aunque la disociación puede ser perjudicial y dañina, también puede influir en la forma en que experimentamos la alegría, permitiendo que las personas sigan sintiendo emociones positivas, incluso después de un trauma extenso.

Si no se trata, el estrés postraumático puede hacer que una persona aprenda a apagar sus emociones a voluntad, ya sea la ira, el miedo o la tristeza. Sin embargo, como la persona no puede seleccionar qué emociones quiere apagar, las positivas, como la alegría, la curiosidad y la excitación, también se bloquean. Sólo a través de un tratamiento correcto puede una persona restaurar la capacidad de sentir la totalidad de sus emociones sin verse abrumada por ellas.

Este proceso, aunque largo, también permitirá a la persona desarrollar una relación sana con la disociación, permitiéndole sentir toda su gama de emociones, pero siendo capaz de ponerlas en el fondo de la mente cuando sea necesario, permitiéndole cambiar de disociación en un proceso sano y fluido.

Esta es una de las formas en que una persona puede pasar de la intensa tristeza del Día del Recuerdo a la atmósfera de celebración del Día de la Independencia.

Otra gran parte del Día del Recuerdo es la idea del duelo compartido. Es un día en el que todo el país se une para llorar a sus seres queridos perdidos, y en el que cada persona entiende el dolor que también experimentan los que están a su lado.

Uno de los métodos más eficaces para buscar ayuda cuando se experimenta un trauma es encontrar un sistema de apoyo de personas que entiendan por lo que están pasando.

Por lo tanto, aunque el Día del Recuerdo es un día doloroso y traumático para muchos, el dolor se alivia ligeramente al saber que no están sufriendo solos. Este hecho puede ayudar a facilitar la transición del Día del Recuerdo al Día de la Independencia.

Saber que todo el país está pasando por lo mismo con usted permite una experiencia agridulce compartida. En lugar de sentir que usted es el único que de repente tiene que forzar la felicidad después de un día de luto, usted sabe que todo el mundo a su alrededor está en el mismo barco – y que nadie está pasando sin esfuerzo de un día de intensa emoción al otro.

Lo más importante es recordar que, aunque sí, la idea de pasar de la tristeza a la felicidad es una parte clave del calendario israelí en esta época del año, no es necesario forzarla, y si el Día del Recuerdo es un día difícil para usted, no necesita alejar esos sentimientos de tristeza en el momento en que comienza el Día de la Independencia.

De hecho, según la periodista y escritora Helen Russell, en declaraciones a The Well+Good Podcast en noviembre de 2021, sentirse triste permite tener más adelante sentimientos de felicidad más auténticos.

“Da la sensación de que a todos nos han vendido una definición muy estrecha de la felicidad, una definición que significa no estar nunca triste o hacer cosas difíciles o tener conversaciones difíciles”, dice.

 “Si sigues esa estrecha definición, puedes tener la tentación de sustituir los malos sentimientos por los buenos. Pero reprimir la tristeza e intentar sustituirla por felicidad no funcionará porque la tristeza es una respuesta humana natural. Si reprimimos nuestros pensamientos negativos, acabamos sintiéndonos peor”.

Así que este Día de la Independencia, en lugar de sacudirte los sentimientos residuales del Día del Recuerdo y renunciar a permitirte experimentar tu tristeza persistente, siéntate con los sentimientos por un momento.

Permítase dejar de lado el deseo de forzar los sentimientos a cambio de esbozar una sonrisa falsa y, en su lugar, sepa que está bien, e incluso es beneficioso, trasladar la pesadez del día anterior a la ligereza del Día de la Independencia.

https://israelnoticias.com/seguridad/como-pasar-de-la-tristeza-a-la-alegria-puede-afectar-al-cerebro/

Cómo pasar de la tristeza a la alegría puede afectar al cerebro