El veneno de abeja podría curar el cáncer de mama

ED-Veneno-abeja-2
El veneno de abeja podría curar el cáncer de mama

Quienes hemos experimentado el accidental encuentro con la afilada punta del aguijón de una abeja sabemos lo doloroso que resulta. Pero el arma de defensa de este insecto podría generar más que una simple molestia. Una nueva investigación científica muestra que una molécula presente en el veneno de abeja puede suprimir el crecimiento de células cancerosas particularmente desagradables.

La investigación, publicada en Nature Precision Oncology, se enfocó en determinados subtipos de cáncer de mama, incluido el cáncer de mama triple negativo (TNBC), que es una afección extremadamente agresiva con opciones muy limitadas de tratamiento

veneno-de-abeja-apitoxina

El TNBC representa entre el 15% y 20% de todos los cánceres de mama. En muchos casos, sus células producen más de una molécula llamada EGFR que también se observa en las células normales. Los anteriores intentos de desarrollar tratamientos que se dirijan específicamente a esta molécula no han funcionado, porque también afectarían negativamente a las células sanas.

Melitina

El veneno de abeja (Apis mellifera) ha mostrado potencial en otras terapias médicas, como el tratamiento del eccema, y desde hace algún tiempo se sabe que posee propiedades antitumorales, incluido el melanoma. Sin embargo, no se comprende completamente cómo funciona contra los tumores a nivel molecular. Ahora, la ciencia está dando un gran paso hacia la respuesta.

Las abejas realmente producen melitina, una molécula que constituye la mitad de su veneno y hace que sus picaduras sean dolorosas. Los insectos producen este péptido no solo en su veneno, sino también en otros tejidos, donde se expresa en respuesta a infecciones.

veneno_de_abeja_podria_destruir_celulas_de_cancer_de_mama_estudio

Con los ojos puestos en esta poderosa molécula, los científicos sometieron células cancerosas y células normales cultivadas en laboratorio al veneno de abeja de Irlanda, Inglaterra y Australia, y al veneno de abejorro (Bombus terrestris) de Inglaterra.

El veneno de abeja podría curar el cáncer de mama